lunes, 16 de enero de 2012

MAT A aL ReY


En mitad de la plaza, dos toreros de pueblo disputan una sangrienta partida de ajedrez a la cinco de la tarde. Mientras, bajo la mesa, hacen jueguecitos con los pies con la única intención de enamorarse o matar al rey.

En un descuido de la táctica, uno de ellos se enamora.

El otro, pierde la partida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada