lunes, 23 de enero de 2012

Cocodrile Cliford "Mandanga"



 
Largas horas de insomnio caminan en fila
Noches de frío
deserciones y rupturas 

Por el tambor de los desaparecidos

Me llega la lumbre y su pirueta
bajo el número improvisado de un payaso triste
que se sienta frente al paredón del teclado y mastica niebla
y fuego

A lo lejos

Arde el azul de las carreteras
y el mundo se levanta 
sonámbulo
 
El timón de mi cerebro será la música de los pueblos en fiesta
Ebrio de alegría se estampara de bruces contra el amor
y llorará de pena largamente

Será un quiebro a la muerte 
un envite al futuro 
y al olvido
vacíos de los pasajes para volverse cuerdo
en el renacer demente de los brazos y el día
 
Será un ejercicio personal
un reto pero sobretodo un juego
una manera de enfrentarse y contener al mundo en un disparo
Asomarse al abismo y permanecer en silencio
frente a ti

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada