lunes, 12 de diciembre de 2011

La Ciudad del Reloj de Arena a las seis de la tarde.



No tu voz, ni el lenguaje de las aves y los pétalos, sino la semántica del lápiz cuando el ocaso quiera decir inolvidables cosas. Esta ciudad no existe, sin embargo es más real que el laberinto que habito. Creo en el patio, oír un rumor de multitudes que se pierden  en la bruma del plano intangible.


                                                                                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada