martes, 13 de diciembre de 2011

El señor Don Guorri



                                                                                                                      A mi hermana Bea

EL señor Don Guorri se parte. Todo le provoca una irrefrenable risa. Los informativos metereológicos, los canastos de mimbre, los timbres, los bañistas, las puestas de sol, las ruedas, las señoritas pintadas, los zeppelines, los champiñones, las cuestas de enero, los uniformes, las monedas, las ancas de rana, el protocolo dinástico, los paralelepípedos, las elecciones, las esdrújulas, los entierros y las bodas, los notarios y los paraguas. El señor Don Guorri se descoyunta, no puede evitarlo. Es superior a sus fuerzas. Cuando suena una campana o pasa una bicicleta, cuando acaba el año o alguien cumple años, las estaciones y la prisa de algunos, los sombreros y la puntualidad, pero sobretodo se parte con algunos libros. Su autor favorito es Kant. Le arranca las lágrimas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada